Leasing inmobiliario: Una forma de reactivar el mercado inmobiliario

Enzo Langer - Leasing inmobiliario
Enzo Langer – Leasing inmobiliario

Hola nuevamente.

Soy Enzo Langer y les doy la bienvenida a un nuevo post sobre el mercado inmobiliario. Esta vez me gustaría comentarles sobre el Leasing inmobiliario. Los invito a leerlo.

En momentos que el clima económico se parece más al invierno que al verano, se buscan soluciones para un sector que por estos tiempos se ha convertido en fundamental para el desarrollo de las economías en el mundo. Esto sobre todo cuando la economía nacional registra los niveles más bajos de los últimos 8 años. Cosa que queda ratificada con el último IMACEC dado a conocer por el Banco Central, que fija el crecimiento en un 1,3%.

Así como están las cosas, hay buscar alternativas para reactivar un mercado que se encuentra dormido. Esto se refleja en el aumento en los niveles de desempleo en el sector construcción y las bajas en las transacciones del sector inmobiliario.

Una de las alternativas que el mercado propone es la fórmula del Leasing Inmobiliario, que hizo su estreno en 2008 cuando explotó la crisis económica global, y que en Chile golpeó de manera directa al mercado inmobiliario.

Pero ¿qué es un leasing inmobiliario? Es un contrato entre un banco y un cliente, en el cual el primero le cede una vivienda al segundo por un período de tiempo no menor a 10 años, en el que el cliente pagará una cuota mensual. Durante ese período, el cliente decidirá si quiere la propiedad o no.

Vale decir es una especie de arriendo a plazo, con características de crédito hipotecario, que busca aumentar los niveles de ventas de propiedades a partir de esta fórmula que mezcla el alquiler y la venta de propiedades.

Una de las gracias del leasing habitacional es que presenta flexibilidad en cuanto al Impuesto al Valor Agregado (IVA) se refiere. Esto pues, normalmente, se dan las alternativas de -o bien- pagarlo en una sola cuota o distribuirlos en la cantidad de cuotas pagadas.

Así, es posible preguntarse respecto de las diferencias que existen entre un crédito hipotecario y el leasing habitacional.

En este sentido se puede decir que en el crédito hipotecario, cualquiera que asume la inversión se convierte en propietario de la vivienda de inmediato y el banco lo que posee es un crédito privilegiado, la denominada hipoteca, lo que le otorga la posibilidad de cobrarse con preferencia sobre otros deudores, con la vivienda de prenda, en caso de que no se pague el respectivo crédito. En el leasing no eres dueño hasta que pagas la última cuota prevista en el contrato.

Ahora cabe preguntar si existen ventajas a la hora de decidir entre un crédito hipotecario y un leasing, entendiendo que se propone como el medio para llegar a acceder al sueño de la casa propia.

De esta forma, se establece que no es necesario contar con un pie, y el monto de la cuota o dividendo es similar a lo que pagarías en un arriendo normal.

Junto con lo anterior, se puede dar por terminado el contrato entregando la vivienda sin que ello suponga los mismos trámites que si la hubieses comprado. Pero lo más importante es que puedes acceder al subsidio de leasing habitacional que ofrece el Estado chileno y que te cubre una parte de la cuota mensual que se debe pagar.

Ahora, sí estás interesado a utilizar esta fórmula se deben cumplir ciertos requisitos, entre los que se cuentan: ser mayor de edad, estar inscrito en el SERVIU, no ser propietario de ninguna casa o apartamento ─ni quién accede ni un posible cónyuge─, tampoco haberse beneficiado de éste anteriormente.

Al mismo tiempo, se establece que la institución financiera comprobará que tengas la capacidad económica necesaria para cumplir con los pagos. El inmueble puede ser nuevo o usado pero el precio de compra no debe exceder de 1.400 UF en la mayoría de los casos. Aunque en ciertas regiones puede llegar hasta los 2.000. Por cierto, el importe del subsidio total puede alcanzar las 400 UF.

Espero que les haya gustado la información. Si tienen algún comentario u opinión al respecto, no duden en contarme.

Muchas gracias por leer. Hasta un próximo post.

Enzo Langer.